Una entrevista con Bruno Bergonzini

Oriol Vila, Bruno Bergonzini y Valeria Alonso.

Lucas, tu papel en la película, es algo así como un Pepito Grillo pragmático, el contrapunto del Ramiro más melancólico; háblanos un poco de él.

Estoy de acuerdo en que es un contrapunto, pero creo que Lucas y Ramiro no son tan diferentes. En realidad, les suceden las mismas cosas: la dificultad de madurar; sólo que se asoman a ese asunto desde puntos de vista diferentes. El vestuario de Lucas, su excentricidad es una coraza, un maquillaje que se ha puesto para sobrevivir y para asomarse a la soledad; en cambio, Ramiro es más melancólico, le cuesta soltar las cosas. Creo que Ramiro y Lucas están en un lugar muy parecido pero que miran el mundo de una manera diferente.

Aunque Lucas tiene ese punto canalla y algo excéntrico, al final descubre un lado romántico, es decir, que también tiene contradicciones…

Claro, porque, en realidad no son tan diferentes. Es como si Lucas se asomara al mundo desde una ventana, y Ramiro lo hace desde un lugar muy apretado, desde una cierta idea del romanticismo. Pero en realidad los dos lo hacen desde la soledad. Sí que es cierto que Lucas es más pragmático, debido a una cierta economía emocional, pero no es en absoluto un personaje frívolo. Tiene también un mundo interior, solo que lo vive de una manera distinta a Ramiro.

Lucas es uno de los personajes más agradecidos de la película y desde luego se gana al espectador.

En realidad, todos los personajes de la película tienen un largo, tienen la suficiente chicha como para ser dignos de protagonizar su propia historia. Pero es verdad que es un regalo de personaje, un bombón por el que voy a estar eternamente agradecido. Al principio, me parecía que tenía un punto de dureza y que tal vez resultaba antipático. Veía al bicho –es como llamo a los personajes- muy alejado de mí, yo no soy excesivamente extrovertido ni excesivamente divertido y Lucas, sí. Por otro lado, creo que Jonás ha hecho un gran trabajo de casting y que todos los actores están muy bien. Jonás es muy flexible ante las posibles rigideces del actor y le obliga a flexibilizarse también. Me ha encantado trabajar con él y además, aunque esto no esté muy bien decirlo, me enorgullece que sea un chico, por una vez, el que haga una película a la que se le pueden poner los adjetivos bonita, sencilla, poética… Me hace muy feliz.

La banda sonora (puedes escucharla aquí) de esta entrevista está compuesta por:

“La gloria de Manhattan” de Javier Ruibal

“Nuevo día” de Lole y Manuel

“Way down in the hole” de The blind boys of Alabama

“Mustt mustt” de Rahat Fateh Ali Khan

“Respira” de Chambao

“El pájaro” de Lhasa de Sela

“Cantaloop” de US3

 

Anuncios

2 Responses to Una entrevista con Bruno Bergonzini

  1. prisamata says:

    Bruno es legendario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: