Premios Goya 2011

¿Quién les iba a decir que estarían nominados en los Goya?

Todas las canciones hablan de mí recibe dos nominaciones: Jonás Trueba como mejor dirección novel y Oriol Vila como mejor actor revelación.

Ver el resto de nominaciones.

Anuncios

Valeria Alonso, una entrevista

Valeria Alonso

Interpretas a Silvia, un personaje pequeño, en cuanto a metraje, pero que funciona casi como una espoleta para Ramiro y alguno de sus amigos, y que, al mismo tiempo, tiene su propia historia de amor dentro de la película, háblanos un poco de ella.

Cuando leí el guión, sentí que Silvia transpiraba libertad, que estaba hecha de una materia sólida, entre la conciencia y el juego. Silvia además es extranjera como yo. Trabaja y vive en Madrid y se adapta, se quiere y se relaciona con gracia. Creo que le aporta al protagonista una vision de las cosas con mas ligereza… La definiría como una persona práctica. Que no se detiene en las ideas, que actúa y vive el ahora.

El hecho de incluir una extranjera en una pelicula tan “madrileña” es un aporte de realidad. Hoy en día estamos cada vez mas mezclados, en el mundo entero. Los inmigrantes somos uno más e incluso creo que esta mezcla nos enriquece a todos. Silvia ve las cosas con otra “perspectiva”. Esto podría ser una puerta para Ramiro.

Valeria Alonso rodeada por Rebeca Sala, Daniel Castro, Oriol Vila y Bruno Bergonzini.

Silvia es uno de los personajes con los pies más asentados en la tierra de la película y muy vitalista, ¿cómo fue la preparación?

Llegué al rodaje con la idea de una Silvia “despreocupada”. Elegir haciendo e intentar casi exclusivamente “estar”. O más bien creo que es lo que me pasó. Los días de rodaje soplaban confianza. Todo fluyó sin excepciones. Me dejé llevar sin mas. Opinando y cuestionando pero solo para entender a Jonás y seguirlo.

Encontré a un equipo y a un grupo de actores generosos que lo facilitaron todo. Me sentí en mi lugar. No hay mejor acondicionamiento para el trabajo. Intento siempre trabajar desde la intuición. Cuando no lo logro es cuando menos disfruto o cuando el trabajo no resulta del todo articulado.

¿Qué crees que va a encontrar el espectador en la película?

Para mí la pelicula tiene mucho humor. Eso fue una sorpresa. Creía que tendría mas un tono melancólico, pero al final, no dejan de ser situaciones con mucha ironía. Algo así como en la vida… digo yo. Espero que el espectador se deje emocionar. No sabría qué más decir. Que cada uno encuentre su rincón.

Estas son las canciones de Valeria Alonso:

Lay Lady Lay de Bob Dylan
Había una vez de Entre Ríos
Sulky de Gustavo Cerati
La cumbia de los aburridos de Calle 13
Quedándote o Yéndote de Luis Alberto Spinetta

(EXTRA: Anochecer de Lisandro Aristimuno )

Daniel Castro: el guionista actor

Interpretas a Gonzalo, uno de los amigos de Ramiro, y aunque tu aparición es breve, es uno de los momentos más memorables de la película y Gonzalo resulta muy entrañable, ¿cómo fue el rodaje?

Fue estupendo. Me lo pasé muy bien. Se me hizo cortísimo. Quería seguir allá, en Alicante, con todos esos actorazos, en aquél estupendo hotel junto al mar. Intenté hacerlo muy mal, para que Jonás tuviera que prolongar mi estancia en el rodaje, pero no coló. Me sorprendió mucho el estupendo ambiente entre todo el mundo y la tranquilidad de Jonás, que, aún en pleno rodaje, se encargaba de organizar las cenas por la noche, después del rodaje, echaba una mano cargando los camiones de vestuario…

Me alegro de que el personaje resulte entrañable. Ya lo era en guión, un personaje preso de acontecimientos que no puede controlar, casi siempre negativos. Un tipo que habla de más y siempre en el momento menos adecuado. ¿Por qué habría pensado Jonás en mí para interpretarlo?

Además de actor, tú eres guionista, ¿qué es lo que más te llama la atención de la película desde el punto de vista del guión?

Sí, aunque disfruto actuando (o lo que sea que haga), me gano la vida como guionista, sobre todo en series de televisión. Tal vez precisamente por eso, me llamó mucho la atención la libertad del guión: los continuos saltos en el tiempo, el uso de voz en off muy esporádica, lo diverso de los tonos; desde el cómico al más elevado y culto – un tono muy ausente en nuestra ficción, por cierto… En resumen, me parece que Dani y Jonás han escrito esta peli con una envidiable falta de prejuicios, con un espíritu muy libre.

Las cinco canciones de Daniel Castro son… (aquí, la lista en spotify)

Hay muchísimas, llevo un rato en Spotify buscando algunas. Me decido por estas, a sabiendas de que en cuanto envíe el mensaje las cambiaría por otras cinco.

God – John Lennon
Andmoreagain – Love
Young Americans – David Bowie
Gente abollada – Surfin Bichos
Back of a car – Big Star

Aquí os dejamos el link a su canal en vimeo, donde se pueden ver algunos de sus cortos.


Ángela Cremonte habla de la película y de su personaje, Irene

Con Ángela Cremonte inauguramos una serie de mini entrevistas a los miembros del equipo que iremos publicando poco a poco aquí. Anunciamos que la próxima será a Daniel Castro y que todas las entrevistas incorporan su propia banda sonora.

Oriol Vila y Ángela Cremonte

Interpretas a Irene, una compañera de la facultad de Ramiro con  la que nunca tuvo nada pero con la que podría haber pasado, cuéntanos un poco más de ella.

– Bueno, creo que Irene es una chica bastante mental; estudió Filología Hispánica  junto a Ramiro… Es Ramiro en chica, casí su némesis; creo que también se siente algo vieja como él. Adora los clásicos, lo antiguo; tiene una manera de relacionarse con el mundo dese ahí, casi decimonónica… En un tiempo en que las relaciones se establecían haciendo visitas domésticas o en tertulias de café: siempre a  través de la palabra, de lo que se dice y lo que no, de manera directa: sin tecnologías y sin fotos del pasado que duele desempolvar porque se recuerda a  gente con la que uno estuvo y con la que debería volver a construir una relación que en el fondo es trivial (el horror para ella).  Esfuerzo con el que su timidez (y quizás su interés) no pueden.

Disfruta hablando, discutieno, leyendo, diciendo una cosa y la contraria, replanteándose las mismas cuestionas una y mil veces (de hecho, en el fondo, reivindica esa contradicción constante, porque en el espacio entre un pensamiento y su contrario es donde surge un significado nuevo); su manera intrincada y contrapuesta de hablar es su manera de ser, por otro lado nada agrsesiva, sino dulce, algo irónica.   Creo que es, simplemente, intelectual, máscara o escudo que a veces disfruta y otras sufre, porque que le cuesta relacionarse con los otros desde otro lugar… Por eso se lleva tan bien con Ramiro, imagino. En fin, necesita categorizar.

Por otro lado, es cierto que tiene un punto gracioso… De otro modo sería un mapache, no una persona.  Supongo que la risa que a veces le entra es un manera de no darle importancia a lo que acaba de decir, de distanciarse, de jugar, de desdecirse e iniciar de nuevo el renovado juego argumental, de divertirse cuando habla con Ramiro y acorralarlo de alguna manera. Y de nervios. ¡No sé! Estoy ahora mismo dándole muchas vueltas, quizás demasiadas. Le encana polemizar con Ramiro, eso sí; decir lo opuesto a lo que él plantee aunque sus opiniones sean intercambiables; así se investigan y disfrutan el uno al otro; discutiendo, argumentando hasta el infinito. Me gusta pensar que ésa es la manera que siempre tuvieron de relacionarse.

Irene es la chica con la que todo sería fácil, quizá la que más conviene a Ramiro: es ordenada, inteligente, graciosa, pero la cosa no termina de cuajar y a pesar de eso no hay drama, ¿te resultó difícil conseguir ese equilibrio?

Mmmmmm, no tengo tan claro que con Irene todo fuera más fácil… La verdad es que no fue precísamente ese equilibrio el que más me costó (no así otras cosas…) porque Jonás tenía muy claro que lo que ocurría entre estos dos personajes es que son, esencialmente, amigos, colegas, compañeros, y fue especialmente cuidadoso en plantear situaciones en las que no se confundiera amistad con enamoramiento. Como planteas, creo que la distancia entre esos dos sustantivos -el amor y la amistad- es, a veces, muy pequeña, delicada, insondable. Mientras rodábamos Irene podría haberse sentido fugazmente enamorada de Ramiro, puede ser… Pero creo que era más bien la nostalgia de sentir amor por alguien o simple melancolía vital, no sé.   En cualquier caso, Ramiro e Irene no se enamoran. Se quieren porque son amigos y se acuestan juntos, también, por eso: porque se quieren como amigos. Eso me parece muy bonito.

Ángela Cremonte y Jonás Trueba

Con Ángela Cremonte inauguramos también las listas de canciones hechas por otros, estas son las canciones que hablan de ella:

1- “Sur”, tango cantado por Goyeneche; Aníbal Troilo y su orquesta.

2- “Say it to me now”, de Glen Hansard y Marketa Irglova. Music from de motion picture ONCE

3- “Exit music for a film”, de Radiohead. Ok computer.

4- “Angelika”, de Devendra Banhaart. What will we be.

5- Al lado del camino, de Fito Páez. Del álbum No sé si es Baires o Madrid.

6- Ruled by mars, de Maika Makovski.

7- Pongamos que hablo de Madrid, de Joaquín Sabina.

8- La nuit je mens, de Alain Bashung.

9- Luna tucumana, de Los Chalchaleros.

10- Adagio en mi país, de Alfredo Zitarrosa.

11- 1, 2, 3, de Camille.

12- Adagio de Albinoni, de Albinoni.

13- Yumeji´s Theme, de la banda sonora de In the mood for love, de Shigeru Umebayashi

14- Sur o no sur, de Kevin Johansen.

*La lista de spotify tiene dos modificaciones: “Sur” está en la versión de Andrés Calamaro para Tinta Roja, porque la versión de Goyeneche no está en spotify; la canción “Sur o no sur” de Kevin Johansen no está en la lista de spotify porque ni la canción ni el disco homónimo están en spotify.